Exhibición Sala #2/2020 - 03.06.20 DANIELA ANDEREGGEN . DANIELA ARNAUDO . MARÍA BLANCO

Curaduría Nancy Rojas

Una pena observada es el registro desesperado y metódico de los signos

que deja el desprendimiento en el aire, en el cuerpo y en el razonamiento.

Liliana Viola acerca de Una pena en observación, de C. S. Lewis


El textil es una práctica que tiene resonancia en el modus operandi del pensamiento en acto. Pero su cualidad más pregnante es que está asociado íntimamente a los gérmenes del lenguaje; concebido éste más allá del ímpetu comunicacional y más bien como una maraña de enlaces y derrames temporales.


En efecto, el textil constituye un lenguaje del cruce, que en la densidad de cada instancia de la construcción se inscribe en el horizonte de las pulsiones del dibujo, de las escrituras ovoides, en su sentido más amplio de la repetición y del flujo del tiempo.


En esta exposición, Subsuelo reúne a tres artistas de distintas generaciones que abordan a este lenguaje como una forma de segregación con respecto a las tendencias de des-territorialización y borramiento. En este plano y contradictoriamente, bordar se vuelve un acto marginal en el mismo momento en que implica una fuga hacia cierta centralidad, que es la que hace posible hoy el arte contemporáneo.


Arqueologías del duelo presenta, asimismo, tres modos de poner en escena a la figura del duelo, vinculado con la necesidad de luchar contra el exterminio de lo pretérito, con los ecos que irradia la figura de la pérdida. Son, cada una de estas piezas, estudios sobre la posibilidad de ritualizar la existencia pero también la ausencia a través de las imágenes, que al día de hoy son las únicas entidades que no caducan.


Daniela Arnaudo borda como si estuviera escribiendo una carta infinita, siendo la escritura un modo para retornar y a la vez para contar todo lo que aún puede permanecer privado del gran afuera.


Andereggen transita al textil como una gran urdimbre de lecturas pop y, en cierta medida neobarrocas y por ende escenográficas, recalando en la idea del amor, en su deformidad, en su complejidad y en su actual proyección queer cada vez más universalizada.


María Blanco produce con objetivos claros: relatar hechos sociales e historiográficos a los que interpreta y registra como capas superpuestas de una memoria que se ramifica en la extensión y en las torsiones que presenta cada pieza.


En los trabajos de las tres artistas el duelo opera como un sistema de conocimiento antes que como una metáfora de la pérdida, y el textil como una expresión orgánica cuya espacialidad, materialidad noble e iconicidad es entendida por su propia genealogía. Ésta pende tanto de los actuales procesos de subjetivación radicalizada como del impacto continuo e irreverente de la ancestralidad, figurada en los mantos sagrados y profanos que señalan paradójicamente la mutación perpetua de los tejidos culturales.

Nancy Rojas. Mayo 2020

Enlaces:

- MUESTRA ARQUEOLOGÍAS DEL DUELO: https://www.subsuelo.com.ar/arqueologiasdelduelo

- DANIELA ANDEREGGEN: https://www.subsuelo.com.ar/dannandereggen

- DANIELA ARNAUDO: https://www.subsuelo.com.ar/danielaarnaudo

- MARÍA BLANCO: https://www.subsuelo.com.ar/mariablanco


#SubsueloGaleriaDeArte #GabineteSubsuelo #ArqueologiasDelDuelo #DanielaArnaudo #DanielaAndereggen #MariaBlanco



Exhibición Gabinete #1/2020 - 28.02.20 al 18.04.20 PABLO BONDI Curaduría Claudia del Río “De casualidad estudié arte” dice al pasar. Le creo. Alguna vez su mirada fue mediada por una cámara que se quería comer las cosas. Algo así como un rayo que parte en varias, no sé, serán partículas, y deja quieto lo que miras. Aquellos que aman la terceridad de los aparatos, pueden sentir a la cámara como su cuerpo. Pablo ahora tiene entre su pincel, el género retrato y sus manos, a las personas respirantes y al celular. Al costado pasa un rayo, un rayo bueno, que pesca y ya no usa el papel fotográfico sino las telas, el óleo. Siente por ese aceite de tiempo algo particular, así como por las telas, se enamora de las texturas de ellas. Le encantan las mexicanas. Le entusiasma que seque lento, seis meses o siete. Ahora, pasa una imagen, es La Banda, Santiago del Estero. El tiempo del bandeño, es el momento pasajero que tamiza la materia. Siempre hay cuerpos dice Pablo. “Podría pintar sin ellos”, se pregunta. Creo que sí. La pintura en cierto sentido se hace sola. Y te da una vida, o una vida aparte, quieres vivir en ella. Por ahora no es un pintor universal. Es el pintor de la visita, la escasa conversación, mientras se sienta o para frente al modelo y miniaturiza ese humane. Por ahora pinta a los que están vivos, pocos muertos. En la escena quien posa respira, quien pinta respira en exagerada concentración, buscando el hilo de oro, la materia de los colores y cómo “apoyarlos” sobre la telita. Los temas son pintar la familia en vivo, pintar los amigos en vivo, pintar las fotos que le gustan, pintar los retratos que le calientan desde aplicaciones en celulares, pintar los chongos, pintar la madre, a Marina, a Juanpi, a Uli, a Nelly. El tema es cómo “apoya” la pintura en la superficie, el gran tema de lxs pintores. El retrato es un género y un oficio vincular, te retrato para amarte, traigo esa pintura al mundo entonces, ya nada será lo mismo. El “costumbrismo” qué actualización podría tener, las fotos que sacamos en los celulares son eso. Una pintura de veinte centímetros es una miniatura para la elefantiasis del presente, una pintura que se carga en una caja de cartón reciclada y muchas pinturas que se guardan en carpetas foliadas una vez que están secas. Algo del pintor fotógrafo viajero. Camina buscando su modelo. Están los sin cabeza que tendrían cuerpo, tampoco lo tienen. Los que duermen. La familia. Los amigxs. Un paisaje que conversa con un Ouvrard y una obra grande que inspiró cierto techo de Tellería. ¿Es que ya no necesitamos viajar, la materia está en las redes, en la línea de tiempo, en las aplicaciones, no necesitamos traslados, esos cuerpos están, el viaje desde hace veinte años puede hacerse así? Le pregunto qué quería ser de chico, dice “famoso”. Me quedo pensando, ahora cómo sería ser famoso: tener seguidores, salir en revistas papel o en diarios, tener dinero, tener amigos, tener manager, vivir en una mansión, una carrera en una galería internacional, vivir en Hong Kong, aumentar esa comunidad de retratados hasta los miles, tener tiempo, pintar en una cabaña, una casita, pero pintar. No busquemos post pintura aquí, is just painting. La puerta de adentro de un placard de joven de trece. Un patchwork para cubrir la cama. Una pared de posters de un cuarto. Una Capilla Sixtina. Claudia del Río. Febrero 2020

Enlaces:

- MUESTRA EL RAYO DONDE ESTÁ: https://www.subsuelo.com.ar/elrayodondeesta

- PABLO BONDI: https://www.subsuelo.com.ar/pablobondi


#SubsueloGaleriaDeArte #GabineteSubsuelo #PabloBondi


Exhibición Gabinete #8/2019 - 29.11.19 Dino Valentini

Curaduría Sofía Culzoni “Para entrar por primera vez a un lugar, antes tuvo que estar cerrado” es la idea de adentro y afuera que propone Dino Valentini. Esta propuesta de transición que genera puntos de accesos se puede ver en toda su práctica artística y se ve también en su última producción, en la que busca la tensión entre los espacios y los elementos que componen su obra. Desde su trabajo en muros de gran escala y en contraposición, en su trabajo de taller: minucioso, aislado, tranquilo, pausado, introspectivo. En un adentro su propio adentro, como lo hiciera en su serie anterior: indagando, en él mismo, en sus formas, planos de color y en el paisaje de Traslasierra, que parecía tener mayor protagonismo. A la actualidad, cuando la geometría gana preponderancia en explícitas reminiscencias a su infancia y adolescencia: los colores de las primeras computadoras, la sucesión de ventanas de los programas. Los contrastes cromáticos, contrastes de formas, los cambios de épocas, modas, son herramientas, a modo de preguntas que se repiten y profundizan en toda la producción de Dino. Desde la sugerencia –por momentos– o de forma explícita, muchas veces, deja que la pintura se vuelva dueña del propio discurso de la obra. La pintura se expande, empieza a tomar el espacio y así el espectador se vuelve protagonista. Cada obra es autónoma y al mismo tiempo se torna dependiente del conjunto, de la instalación. Por eso Dino nos invita cruzar el portal, adentrarnos a esta muestra y recorrerla, para ser no sólo contempladores de sus trabajos si no para habitarla.


Sofía Culzoni

Rafaela, Noviembre 2019

Enlaces:

- MUESTRA OPUESTO: https://www.subsuelo.com.ar/opuesto

- Bio DINO VALENTINI


#SubsueloGaleriaDeArte #GabineteSubsuelo


WEB_logos-03_edited_edited.png

Balcarce 238, Rosario, AR / (0341) 2434 645 / contacto@subsuelo.com.ar

  • Gris Facebook Icono
  • Gris Icono de Instagram
  • Gris Icono Twitter